Otras publicaciones

miércoles, 28 de noviembre de 2018

La chispa

Basta una chispa para que un cuerpo arda, para que su soberbia existencia llegue a parir cenizas, para que la realidad se perfume con las notas del olvido que son el alcohol en la herida de los que nos llamamos vivos.

Basta una chispa para que una mente arda para que se siembre una duda y florezca la calma, para que vayamos profundo y busquemos el oxígeno que sólo la verdad puede colgarnos en la espalda.

Basta una chispa para acomodarnos la vida, una chispa que sea duda, que sea música, que sea baile pero que arda. Que sea chispa para ser fuego, que sea luz o no sea nada.


Gracias por leerme.
Guada


lunes, 29 de octubre de 2018

Pinocho gay, Caperucita lesbiana y Raspunzel transexual

Si hubiese puesto: Raspunzel tiene que ser colectivera, Caperucita mecánica y Pinocho empleado doméstico hubiese cerrado el discurso pero la EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL tiene varios soldados pretendiendo sexualizar todo. Es innecesario y claramente marca que no se busca respetar al otro tal y como es sino modificarlo. Lo elemental sería fomentar la aceptación y el respeto, la valoración individual y las actitudes de convivencia... pero no. Ahí vamos a ponerle corpiño a Bob Esponja aunque sea esponja y a ponerle pene a la Sirenita aunque sea sirena.

Mientras esto ocupa el tiempo de algunos docentes (porque es injusto generalizar), hay chicos que se van a su casa llorando porque los acosan y nadie lo nota, porque sufren abusos y nadie lo nota o porque tiene necesidades que tampoco nadie nota.

Por un lado hay una enorme necesidad de romper con los "estereotipos impuestos", por el otro - y aunque genéticamente haya una clasificación que no ofrece lugar a dudas- todos los días se agrega una clasificación nueva, un término que encasilla tanto como el de "hombre y mujer". Con qué sentido? Hasta cuándo? En qué momento vamos a entender que lo que uno haga con su sexualidad no necesita explicación?

Una vez más se hace lo que se critica. "No me encasillen" grita alguien mientras sostiene un cartel que dice "soy transgénero". Qué sentido tiene si a pesar del nombre seguimos sin trabajar por lo único que nos serviría: el respeto. La puntería argenta es pésima para orientar el foco al lugar desde donde la foto salga clara, siempre apuntamos al sol y la foto sale quemada, no aprendemos más.

La prioridad es el respeto porque sin eso no vamos a ningún lado, la inclusión es el respeto para que nadie se sienta aislado y la educación es la única capaz de darnos herramientas para sobrevivir estando solos o acompañados.

Caperucita era una nenita de capa roja que le llevaba comida a su abuelita enferma, Pinocho era un muñeco de madera y su carpintero era un viejo que nunca supimos con quién se acostaba. Quizás estaba enamorado de la abuela de Caperucita o del herrero de su pueblo, todo puede ser. Raspunzel era una chica que pasó mucho tiempo encerrada y su pelo era muestra de ello. Lo cierto es que en todas las historias hay algo productivo para poder desarrollar en un aula. Por ahí Caperucita podría ser un disparador para hablar de cómo tratar a nuestros abuelos y viejitos, quizás Pinocho podría servir para hablar sobre lo importante que es cuidar a los que queremos y nos quieren, aunque sean distintos (como él que era de madera), quizás Raspunzel podría ayudarnos a hablar sobre la soledad que atraviesan muchos niños y también muchos adultos.

Pero bueno... quizás no les da para sacar las cosas buenas porque la onda es destruir lo que existe para reemplazarlo por versiones que no son inclusivas sino igual de parciales que las peores visiones del mundo.

No publico el nombre de la docente porque no me consta que sea de su autoría la consigna pero sin dudas su plan de clase no es nada original. No hay forma de escribir un cuento sobre Pinocho gay sin aludir a la sexualidad porque, que yo sepa, los gays no hacen nada estereotipado que pueda ser incluido en un cuento. Nada más tendiente a la discriminación que este ejercicio carente de sentido.

lunes, 6 de agosto de 2018

Sí a la vida


Ponele el color que quieras pero llamalo como es, vida.

Hemos fallado como sociedad muchas veces, pero esta será posible y seriamente una involución que más tarde que temprano terminará mostrando que nuestro faltante eterno es la responsabilidad.

Alguien que no se cuida es irresponsable, un juez que libera a un violador es irresponsable, el que gobierna sin estar capacitado es irresponsable, el que pone en riesgo a otro es irresponsable, el que habla sin pensar que su palabra puede marcar la diferencia es irresponsable, tal como yo lo fui muchas veces. 

El límite siempre es la vida, no puede haber otro. No se trata de religiones, creencias ni guetos, se trata de ser responsables de la vida y no disfrazarla para que nos cierre el discurso porque esa fue la mecánica que a lo largo de la historia se utilizó una y otra vez para justificar la desaparición de lo "inconveniente".

En el afán de lograr adhesiones se faltó a la verdad, se pidieron "anticonceptivos para no abortar" cuando son algo que existe, es ley y se encuentran disponible desde hace años, incluso las obras sociales los cubren con un simple trámite; se pide "educación sexual para decidir" algo que también existe desde hace 12 años y que sigue fallando en su aplicación y de lo cual como sociedad solo exigimos y culpamos a las escuelas cuando es obligación de todos: de los padres, amigos, tíos, de los que tuvimos mejores chances, hacer de esa ventaja algo útil para el mundo.
"El aborto legal para no morir" permite a la clase media irresponsable usar esto como un derecho por el que nadie paga las consecuencias, la clase más humilde y olvidada habrá sido el actor necesario de esta campaña aunque jamás vayan a acariciar siquiera las bondades de una iniciativa que recuerda a los humildes cuando es necesario conmover a las masas.

Como mujer me avergüenza la victimización constante del género, esa contradictoria costumbre de reclamar en nombre de una libertad que en realidad es sentencia.

Si moverse en masa es lo que manda y determina la voluntad de nuestros representantes (que en teoría son probos y que dedican estudio de calidad en cada iniciativa), si el pueblo en las calles los hace dudar, o si sus hijos (con los que se sienten en deuda por ser padres ausentes, por haberlos reconocido tardíamente, etc.) son quienes terminan marcando la decisión de sus padres que en lugar de gobernar desde la idoneidad terminan queriendo comprar el amor de sus hijos, estamos perdidos.

Este debate mostró que un puñado de gente quiere ganar un derecho, el de matar. No se trata de decidir, no se trata de que sea legal o no. No. No se trata de eso. Se trata de que ninguna mujer curse un embarazo si no lo quiere y eso sí podemos lograrlo de un día para otro, se trata de educación. Si para que una mujer sea libre se le permite que le pise la manguera de oxígeno a lo que vive en su cuerpo, la estamos sentenciado y no lo hace la iglesia ni la sociedad, lo hacemos todos porque hemos permitido que la ignorancia prospere.

Que no es un ser humano. 
Que las mujeres no somos incubadoras. 
Que tenemos derecho a decidir. 
Que un embarazo es un sometimiento ligado a las opresiones patriarcales.

En el fondo, cuando una mujer pueda sincerarse consigo misma, sabrá que había vida aunque no la quisiera. Que nunca fue una incubadora sino alguien que por las leyes de la naturaleza pudo engendrar vida. Que pudo decidir cómo cuidarse. Que su falla sigue siendo querer empoderarse en cualquier lado menos cuando tiene que hacerlo con la persona con la que se acuesta. Que la sociedad no la embarazó. Que tampoco lo hizo una religión. Sabrá también que la dejaron sola, que la usaron y que la trataron como en una carnicería porque lo que tiñe de sanguinario el escenario no es la legalidad o la ilegalidad sino la certeza de que había vida.

Y ahora viene la parte en la cual te preguntás, quizás con algún insulto hacia mi en voz baja, "y qué pasa con las niñas violadas, las mujeres violadas?" Y yo te pregunto: acaso esta ley las salva más de lo que ya lo hace la ley existente o las perjudica sumiendo en el anonimato al agresor?

Estuvo flojo el debate aunque debo reconocer que contaron con opiniones de personalidades que salen bien en las tapas de los diarios.

Salga como salga, lo pintemos como lo pintemos, la vida es vida y nuestro país no necesita que copiemos al norte del continente el plan menos humano. Necesita que trabajemos como sociedad hablando de anticoncepción y enfermedades de transmisión sexual. Necesita que trabajemos en educar hombres que respeten a las mujeres como pares. Necesita que el mensaje no vuelva a requerir eliminar a otro para existir, después de todo es una conducta machista.

Que no lo veas no significa que no exista.
No llames accidente a la irresponsabilidad.
No uses casos excepcionales para convertir a la muerte en un derecho. Si corremos el límite, no vamos a poder volver atrás.
Sí a las dos vidas. Sí a tu derecho de tener "Poder sobre tu vida" como recita el libro de la querida Analía Forti.

Sí a nuestros derechos íntegros y sin necesidad de hacer a los demás lo que no queremos que nos hagan.

El aborto es violencia, es sentencia y abandono.
Es una salida fácil que vuelve a condenar a la mujer.

Una vez más, es mi opinión. Si late, hay vida y a la vida no se le puede poner pausa.

lunes, 30 de julio de 2018

La moda puede ser inconveniente

Cuando iniciamos el camino en Lemon Inc Branding teníamos la necesidad de cambiar algunos conceptos estructurales que ligan la moda a una obligación y no a una posibilidad.  

No existe plataforma que escape a la moda y las redes sociales no iban a ser la excepción, principalmente porque se convirtieron en manuales permanentes de conceptos estéticos que pueden ser de gran utilidad si se aplican correctamente o pueden ser un camino al fracaso si no se modera la tendencia a creer que "si está de moda, queda bien".

Las redes sociales son una moda que logra sobrevivir gracias a las submodas que nacen en ella.  Algún tiempo atrás los medios gráficos estaban compuestos por ricos textos que encontraban en la imagen una especie de soporte que rompía con la monotonía visual y que, en muchas oportunidades, servía para graficar lo que el texto explicaba o narraba.  En la actualidad una imagen es mucho más importante al momento de transmitir una idea, vender o crear una necesidad y eso nos ahorra palabras pero no debe ahorrarnos la necesidad de dedicar tanto o más tiempo a esa nueva creación.

En este camino hemos descubierto que muchos clientes nos ven trabajar y al poco tiempo intentan hacerlo por sus propios medios, al mes vuelven porque lo que parecía fácil no lo es tanto.  Eso explica por qué es importante entender que los asesores de imagen tenemos conocimientos en comunicación, publicidad y fotografía. Son muchas las herramientas que se utilizan al posicionar una marca, un producto o la calidad de una empresa al momento de ofrecer sus servicios.

El objetivo, el diseño, los colores, el lenguaje necesario para llegar a un público que muchas veces es distinto a nosotros son algunas de las cosas que se tienen en cuenta al momento de ser administrador de una marca.  

La ansiedad en los resultados puede convertirse en un enemigo.  Todo trabajo tiene su proceso y tiene un valor que se puede apreciar con el paso del tiempo.  Si se modifica la planificación sin cuidar la estética podríamos caer en la costumbre de cambiar nuestro producto para buscar un público en lugar de imponer nuestra marca hasta que el público la identifique, la desee y la elija.

La moda puede ser inconveniente si la búsqueda de nuestros objetivos empresariales se cruzan con la búsqueda de resultados productivos.  ¿Buscamos vender? ¿Buscamos ser reconocidos? ¿Buscamos LIKES?  Ninguna de esas cosas se responden copiando a la competencia sino entendiendo que debemos conocer a nuestro público y satisfacerlo porque en la decisión de ellos radica nuestra mejor publicidad.

¿Queremos ser una moda o queremos usar la moda para sumar nuevo público?  Quizás esa sea la pregunta que debemos hacernos antes de iniciar modificaciones sustanciales en la imagen de nuestro negocio preexistente o antes de crear una nueva marca.

Las redes sociales son una moda que va abriendo distintas y nuevas posibilidades de comunicar lo que tenemos para ofrecer, es conveniente seguir investigando y conquistando las nuevas plataformas para llegar al público que nos interesa y debemos valorar un punto fundamental en esta historia, la gratuidad de las redes sociales es suficiente muestra de que hay muchos aspectos que se han hecho más fáciles con el tiempo y nuestra inteligencia radica en aprovechar eso para invertir todo lo necesario y posible en que esos aspectos sean mucho más provechosos.

Si se trata de marketing digital, se trata de nosotros.  @LemonIncBranding 



jueves, 1 de marzo de 2018

Autorreferencial

Después de tantos textos de autoayuda, de mensajes en internet, de palabras subliminales, decidí escribir sin destinatario más que aquel que quiera ponerse una remera que diga "este palo es para mi".

Tengo casi 30 años, pasé el 99% de mis días con una sonrisa en mi cara. No siempre tuve más motivos para reír que para llorar, pero desde chica, vi a mi mamá siempre con una sonrisa aún cuando yo sabía bien que ya no tenía ni fuerzas para hacerlo, y así entiendo que estar bien no es un regalo de la vida. Es una actitud.

Yo no se todo, no tengo todo claro, no hago ni hice jamás todo bien. Pero lo intenté.

Me inventé mil reglas, todas muy firmes, aunque estos últimos meses traicioné algunas... Ya no se si se justifica que haya sido por amor.

Pero de algo estoy segura, estoy bien. Muy bien.

No estoy atada a nadie. Primero porque el amor no ata, el amor libera, segundo, porque uno se llega a conocer perfectamente, con estrellas y miserias, sólo en soledad.

Viajé sola y descubrí que mucha gente camina con otra de la mano y sigue igual de sola.

Aprendí a leer miradas, a escuchar el ahogo de gargantas desesperadas que gritan de pena sin decir nada... Y una y mil veces más me sentí feliz.

Feliz de estar tranquila conmigo misma. Porque alguna vez estuve con alguien que jamás supo cuales eran mis sueños. Y no busqué que nadie me sacara de allí... Sólo necesitaba encontrarme a mi misma. Darme cuenta de que sin felicidad, no vale la pena nada.

No se todo... es más, no se casi nada pero
hoy se que no existe peor miseria que creer que la lástima es un acto de bondad. No hay nada más triste que conformarnos con las migajas de la vida. No hay veneno que sea más letal que el de apagar los sueños antes de atrevernos a soñar.


miércoles, 21 de febrero de 2018

Vasectomía para todos (ironía o no tanto)

De la resistida autora del criticado escrito titulado "Pequeña feminista ilustrada" llega "Vasectomía para todos".

Hoy tuve el placer de hablar con la nieta de una investigadora que trabajó con Bernardo Houssay. Christiane, su abuela, hoy tiene 98 años y fue la primera en ocupar un lugar en un territorio dominado por "hombres de ciencia", dato que cobra mayor relevancia si tenemos en cuenta que su hidalguía se daba en tiempos en los que las costumbres eran muy distintas.

En esta época de revolucionarios de café se hace inevitable tratar de ponerse en la piel de una mujer joven que sólo con su voluntad y su inteligencia logró un lugar que no fue asignado por decreto ni porque hay que conseguir "igualdad".  El pavor a la meritocracia hizo que hoy sea más importante cumplir con cupos que en definitiva se terminan llenando con mujeres que, no por ser un derecho, se van a volver aptas para desempeñarse en lugares que heredan.

Todos sabemos que heredar y lograr no son lo mismo pero es cierto que  también sabemos que es más cómodo heredar que lograr.

Es aplicable a ellas y ellos o ellxs.  Da igual.  Ser aptx o no serlo no tiene que ver con la genitalidad ni con los autores que se nos agolpen en la cabeza por el adoctrinamiento que se recibe y ese es el gran fracaso de la educación, no nos han enseñado a cuestionar.  No nos maravilla la vida y por eso la subestimamos.

En fin... Christiane se destacó y si bien es cierto que no trascendió el anonimato que le fue garantizado a pesar de su vida tan admirable, ella sabe que su mayor logro fue estudiar, investigar y luchar por comprender la leucemia y así poder ayudar a toda una comunidad que no sabe ni su nombre, tal como no lo supe yo hasta hoy.

Hace dos o tres días pasé por el Congreso y observaba a quienes levantaban la bandera del aborto y veía una imagen que me invitaba a plantearme muchas cosas, principalmente si esas mujeres habrían abortado alguna vez; veía una pareja y él le besaba la cabeza a su novia y me preguntaba cuántos se enfrentarán al planteo del aborto por falta de compromiso de esos machos tan vehementes al defender el derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo y sobre el "potencial renacuajo humanoide" que podría aparecer para someterles el vientre.

En ese momento recordé que una ex modelo devenida en filósofa contemporánea se refirió en una oportunidad al suicidio masivo que significaba la masturbación y mientras me preguntaba si sería tan generalizada la ignorancia sobre la necesidad de un óvulo y un espermatozoide para generar vida, pensé que no hay nada de revolucionario en interrumpirla.

No tiene que ver con religión. No tiene que ver con moral. Cada uno sabe lo que hace y si eso está bien o mal, mientras responda a los principios de uno y mientras no vaya en contra de las reglas que organizan la sociedad en la que vive, no debería haber problemas. Es cierto que hay sociedades con reglas que atrasan y la nuestra lo hace en varios puntos pero... el aborto no atrasa?

Parece que fuera promotora de un laboratorio, repetí la cantidad de métodos anticonceptivos que existen una y otra vez:  preservativo masculino, femenino, diafragma, pastillas, inyecciones, parches, DIU, implante hormonal; como complemento están los espermicidas y por si alguno te falló tenés la píldora de emergencia.  Si con todo esto no alcanza, ¿por qué torturar a la mujer? 

Me di cuenta de que ese teórico sistema que hace que muchas mujeres consideren que el aborto les permite elegir sobre su cuerpo no es más que una muestra de que vamos a seguir siendo siempre inferiores porque en lugar de exigir una vasectomía gratuita para "ellos" estamos tomando decisiones para borrar el vestigio de la cantidad de tipos que dicen "yo no uso forro" o "sacátelo porque no quiero que lo tengas".

La gran hipocresía es esa.  Si utilizan cifras para lograr impacto y hablan de quinientos mil abortos nos obligan a preguntarnos si es posible que seamos tan idiotas las mujeres como para no poder tomar una pastilla todos los días o para exigir a nuestras parejas que se cuiden, o bien, hacerlo los dos.

Cada uno puede creer lo que quiera. No tiene que ver con dioses ni con maldiciones.   Yo creo que si late, vive.  Si lo rompo, lo mato.  Si se puede evitar, no hay accidente.  Y si para interrumpir un embarazo necesitás un médico, vas a tener que aceptar que no todos van a querer ir en contra de la naturaleza de su profesión.

Pedí fuerte y a voz viva  "Vasectomía para todos" y vamos a ver cuántos de los muchachos que te acarician la cabeza con la certeza de que sos su mascota te siguen bancando como ahora.

Revolución es pedir lo que nadie pide, es pensar lo que menos conviene a los que nunca arriesgan nada. Por eso, pidamos vasectomía para todos porque es un procedimiento menos peligroso que el aborto y porque, aunque algunas veces no es tan fácil volver a conectar los conductos, tiene muchas chances de ser una intervención reversible. ¿No es mucho más estimulante pensarlo así?

NO EXISTEN ABORTOS SEGUROS.  Ignorar menos es la única salida.

PD1: Ojalá cuando leas esto seas capaz de exigir a tu pareja toda la responsabilidad que merece la sexualidad para poder ser frenética y divinamente libre.
PD2: Ojalá cuando leas esto, si no tenés pareja, sepas que es de a dos.
PD3: Ojalá cuando leas esto comprendas la ironía.  Fue escrito para todas las mansas mujeres que creen que abortar siempre es una decisión personal sin darse cuenta de que muchas terminan sometidas por machos dinosaurios.
PD4:  En nuestro país mueren menos de 200 mujeres por año por abortos (inducidos y naturales) y mueren más de 500 mujeres y 400 hombres por año por desnutrición en los rincones olvidados de nuestro país.
PD5: Ojalá la ciencia avance en más métodos anticonceptivos que demuestren que nunca serían lo suficientemente efectivos contra la irresponsabilidad.

POSDATA 6
: ser pobre no es sinónimo de ser estúpido, sería bueno que dejaran de utilizarlos para cuanta causa se les antoje a las asociaciones de turno y empezaran a colaborar cara a cara con los que más necesitan, son 3D y no hay que pagar costosos safaris para encontrarlos.

No vamos a estar de acuerdo todos pero si la vida va a empezar donde nos convenga, vamos a tener que preguntarnos si tenemos derecho a quejarnos de que los que tienen más poder que nosotros vulneren nuestra vida como nosotros pretendemos hacer con los que son más indefensos que nosotros.


Estas cifras fueron extraídas de http://www.deis.msal.gov.ar/index.php/estadisticasvitales/

  

sábado, 13 de enero de 2018

Talón, planta y punta

"Talón, planta y punta" decía mi abuela cuando hacía su descargo "antiojotas". 
-Así se debe caminar- sentenciaba. 
A veces la recuerdo diciendo eso.
En realidad, no la recuerdo a veces sino cuando me pierdo por ahí pensando en cómo no pensar en algunas cosas.

Talón, planta y punta... lo sigo usando.  Lo descubrí hace poco.  Un paso, otro y voy pensando en cómo apoyo los pies.  Algún amante de las terapias nuevas lo llamaría "caminata consciente" o algo así pero para mi es un momento en el que puedo dejar de pensar, lo intento o quizás logro que una manía nueva me permita quitar la atención de mis monotemas.

Talón, planta y punta... mientras hago fuerza para que no se me borre algún viejo recuerdo que necesito conmigo un rato más.  Talón, planta y punta... mientras junto todas las respiraciones necesarias que no son necesarias para decidir.

Cada uno tiene su plan de acción para liberarse de su miseria, para huir de su enemigo íntimo que es mucho más peligroso que el que está afuera (si es que existe).

Un paso, otro y estaremos cada día más lejos o más cerca.  La distancia y el tiempo pueden ser muy relativos y, aunque alguien asegurara que no es así, me pregunto si sabrá ese incrédulo cuán cerca de alguien se puede estar cuando te sorprende algún recuerdo y cuán lejos de alguien se puede estar aún teniéndolo a tu lado.

Talón, planta y punta para seguir caminando... para que la vida nos lleve al destino perfecto, al menos pensado.

Buen fin de semana a vos que leíste esto sin esperarlo.